Páginas TEMARIO

domingo, 14 de enero de 2018



                 

                     NUEVA LEY DE CINE EN ITALIA 

             


 Ley n.220, 14 de noviembre de 2016:  Fondo del Cine y el Audiovisual, Reparto del Fondo, Sistema de puntuaciones. "credito imposta"







La juventud



         Vittorio de Sica nos comentó, en la Semana de Cine en Color de Barcelona, la importancia que para el cine de un país es tener personalidad y un estilo: "Estamos orgullosos de haber dado a Italia un cine que fue capaz de revolucionar el mundo cinematográfico. Tuvimos el coraje de decir algunas verdades, pero el cine neorrealista no es un punto de llegada, sino un punto de partida". Italia tiene un marco legal favorable a una nueva explosión cinematográfica, si se tiene el coraje y parte del talento de entonces. La reforma del modelo de ayudas italiano se basa en apoyar a las empresas  al  conceder protagonismo a los incentivos fiscales, al "crédito di imposta". Un equilibrio entre objetivos artísticos, culturales, industriales y comerciales. La renovación la puso en marcha el Decreto Ley de 18, enero, 2016, aprobado por la Cámara de Diputados y prromulgado como Ley n. 220 de 14, noviembre, 2016.






                      Nueva   Ley

La Taquilla del cine italiano disminuía, en 2014 su cuota de mercado fue del 27,7%, en 2015 la cuota bajó al 21,3% y en 2016 no llega al 20%. Y si en 2012 el presupuesto medio de las películas italianas fue de 2,2 millones de euros, en 2015 fue  1,3 millones de euros. Riccardo Tozii, presidente en 2015 de ANICA que integra el 93% de las salas de cine, comentó sobre los resultados de la protección: "Tantas óperas primas sin los recursos adecuados equivale a una broma". Esta situación impulsó la actual Ley n. 220 de 14, noviembre, 2016, un plan integral para todo el sector, que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2017, estando previsto su desarrollo en 24 decretos.






Fondo del cine y del audiovisual

          Se crea el Fondo del Cine y del Audiovisual, dotado al menos con 400 millones de euros anuales, que significa un aumento del 60%,  150 millones de euros. El Fondo se alimenta, inspirándose en parte en el modelo legislativo francés, con el 11% de los ingresos del Ires (impuesto rédito sociedades) y el IVA por las actividades de las salas cinematográficas, de las distribuidoras, televisiones,  y sobre los ingresos de acceso a Internet de compañías telefónicas y de comunicación. El reparto de este de Fondo en 2017 ha sido el siguiente: a) 221 millones de euros para incentivos fiscales, "crediti di imposta": b) 50 millones de euros paraa ayudas automáticas; c) 32 millones de euros a ayudas selectivas y 40 millones de euros para ayudas a la promoción; d) 12 millones para el apoyo a la proyección de películas de ensayo y experimentales; e) 30 millones de euros a potenciar el circuito de salas de cine. f) 10 millones de euros para el plan extraordinario de digitalización del patrimonio cinematográfico y audiovisual; g) millones para garantizar créditos financieros de pequeñas y medianas empresas de producción. 

     Se autoriza al Gobierno para que mediante decretos haga más transparente el desarrollo de las inversiones en el cine, así como la programación del cine europeo e italiano por parte de las televisiones.




     Subvenciones automáticas

           La producción, distribución  y exhibición en salas de películas de ficción, así como a obras de televisión, producciones para la Web, películas de animación, edición de obras para Home Entertainment (vídeo juegos), para los cortometrajes y para los distribuidores internacionales tienen una ayudaautomática  de acuerdo a unos parámetro objetivos de tipo económico, cultural y artístico, que permiten que se establezca una puntuación, indicativa del nivel de la subvención. Cada año se establecerá el valor del punto. Según los criterios económicos el productor puntúa por todos los ingresos: la recaudación en salas, según una escala (1 punto cada 5000 euros de ingresos hasta 1 millón de euros, 1 punto cada 7500 entre 1 y 3 millones de euros y 1 punto cada 10000 euros de ingresos entre 3 y 5 millones de euros);  los ingresos por DVD le concede 1 punto cada 5000 euros del valor de sus ventas; por la cesión a los servicios de televisión obtiene 1 punto cada 20000 euros del importe de la cesión; los ingresos de la exportación le otorgan 1 punto por cada 20000 euros del valor de las ventas. 
     Hay 9 criterios culturales para la obtención de puntos, como ser una película italiana en coproducción, 25 puntos o ser la dirección de una mujer, 15 puntos. Y hay 17 criterios artísticos, básicamente participación en Festivales o obtención de premios, así un Oscar reporta 200 puntos y un César o un Goya, 50 puntos.

   Criterios similares se utilizan para puntuar las producciones para televisión, las obras para la Web, las películas de animación
, edición de vídeo juegos y para los distribuidores internacionales. La mezcla de criterios de recaudación y éxito artístico y cultural, tomada de la legislación alemana de 2013, para ealizar las puntuaciones que establecen la subvención corre el riesgo de no favorecer la competitividad.

      Criterios económicos, culturales y artísticos similares sirven para calcular los puntos lo para las ayudas automáticas para distribuidores y exhibidores. 


     Las ayudas están destinadas a reinversión
 en nuevas producciones de cine o contenidos audiovisuales. Al menos el 18% del Fondo se destina a ayudas para primeras y segundas películas; así como para ayudas empresas start-up y salas pequeñas de cine; y para ayudas al Festival de Cine de Venecia, al Instituto Luce, al Centro Sperimentale della Cinematografia, a Cinecitta  y a las Muestras de cine en Italia y a la participación en Festivales internacionales.


Ayudas selectivas

                Se conceden ayudas a las profducciones para el cine, televisión y Web (primeras y segundas películas, jóvenes autores, start-up). Para  guionesdesarrollo,  animacióncortometrajes.  Asimismo a salas de cine por la proyección de películas italianas y a los distribuidores nacionales e internacionales por la distribución de películas italianas. Se han establecido unos criterios y su concesión es realizada por una comisión formada por cinco miembros de clara fama entre los que puede haber miembros internacionales. Es la única comisión de ayudas.






   "Credito di imposta".

La Ley de 2016 establece la concesión de "crediti di imposa", tax credit, al sector del cine y del audiovisual, regulado por los decretos de 19, abril y 15, junio de 2017. Se calculan por un porcentaje de la inversión o de los ingresos, se conceden a todo el sector y pueden cederse a bancos e instituciones financieras. con lo que se facilita  la financiación del sector.: producción cinematográfica y audiovisual, distribución nacional e internacional  de películas italianas tienen un incentivo entre el 15 y el 30% de sus costos, que se eleva al 40% si es el productor quien distribuye sus propias películas; los exhibidores que hayan rehabilitado sus salas o construido nuevas salas de cine su incentivo está entre el  20 y el 40% de los costos; las industrias técnicas, incluidos laboratorios y empresas de restauración de películas y de post-producción, tienen un incentivo entre el 20 y el 30% de los costos. Con el fin de potenciar la oferta cinematográfica en salas de películas italianas y europeas y la actividad de pequeñas salas en ciudades de menos de 15000 habitantes, se les fija un incentivo del 20% de los ingresos de las proyecciones. Con el objetivo de atraer inversores extranjeros a producir o postproducir en Italia películas extranjeras, se les concede el derecho a un incentivo entre el 25 y el 30% de su inversión. Y a los los inversores no pertenecientes al sector del cine o del audiovisual, que inviertan en producción cinematográfica o audiovisual italiana se establece el 30% de su inversión, que será del 40% si invierten el producciones que tengan ayudas selectivas. 



Cine T. Imperio, Brindisi

    Apoyo a salas, nuevo público y al patrimonio

          Destacan entre las medidas  un Plan de 110 millones en cuatro años para 1.- reactivar salas en poblaciones de menos de 15000 habitantes; 2.- la construcción de nuevas salas; 3-. reforma de salas para aumentar el número de pantallas; 4.- la adecuación  y renovación tecnológica; 5.- ls mejora de la sala, de su equipamiento y servicios. Y más  facilidades para el reconocimiento de bienes de interés cultural de salas históricasEl 3% del Fondo se destina para la formación de nuevos públicos en los colegios. Se pone en marcha un Plan de digitalización del patrimonio cinematográfico y audiovisual.  Las ayudas son a fondo perdido o a muy bajo interés.  


Consejo Superior. Desaparece la clasificación.

    Se crea el Consejo Superior del cine y del Audiovisual, formado por diez miembros, expertos y competentes y por representantes de las principales asociaciones, encargado de elaborar las políticas del sector en especial las referentes a ayudas e inversiones. Además se elimina la Comisión y la labor de clasificación de películas y programas por parte del Estado. habrá por lo tanto autorregulación por el propio sector y el Estado solo intervendrá en casos de abusos.


      El Gobierno debe elaborar en el plazo de un año el Código del Espectáculo en el que junto a las medidas en favor del cine italiano se contemple el teatro, y las actividades musicales, sinfónicas y líricas.










         

sábado, 6 de enero de 2018




                           EL PERRO Y SU TERRITORIO  



Perros en el cine, razas ibéricas de perros, origen del perro, educación de los perros



Rin Tin Tin


            El perro más famoso del cine ha sido Rin Tin Tin, un pastor alemán que trabajó en el cine entre 1922 y 1931, convirtiéndose en un ídolo hasta el punto que la huella de su pezuña se encuentra en el Paseo de la Fama de Los Ángeles.  Un soldado norteamericano participante en la Primera Guerra Mundial, lo recogió de cachorro en Francia al terminar la contienda y le adiestro, llevándole consigo a EEUU. Las últimas películas le sustituyeron perros pastores parientes suyos. A principios de los 40 todavía se proyectaban sus películas en España.  Rex es otto perro pastor policía que permanece en el recuerdo, como Beethoven, un San Bernardo protagonista de una serie de películas tituladas con su nombre, o Totó, un cairn terrier que actuó en El mago de Oz. Son muchos y de diversas razas los perros que se han popularizado en películas y series, ninguno es de raza española. El cine español, por su parte, tampoco se caracteriza por el protagonismo de los perros en las películas. Recuerdo Mañana de domingo,  dirigida pr Antonio Giménez Rico, una película infantil en la que unos niños pasan toda la película buscando a su perro, un perdiguero de Burgos, aunque el verdadero protagonista no es el perro, sino la ciudad de Vitoria en la que transcurre la acción.



Pastor garafiano


      
 Sin embargo tanto España como Portugal poseen excelentes razas caninas, de gran antigüedad y que podemos aún encontrar realizando sus trabajos en los lugares en que se han desarrollado. Sus actividades, clima, alimentación y cruces, fijaron sus cualidades y características que han transmitido a sus descendientes. La trashumancia de los rebaños de ovejas merinas desarrolló como perros de guarda para protegerlos, los mastines en Castilla y Tras Os Montes y perros similares en Castro Laboreiro, el Alentejo ,
los Pirineos o Fuerteventura. La guía de los ganados, como ayudantes de los pastores, promovió los perros careas que encontramos en Castilla,  en Cataluña el gos d´atura, el pastor vasco o el pastor garafiano en La Palma, el cao da Serra de Aires y el lobito en El Hierro. En los prados donde pasta el ganado vacuno encontramos a los alanos, el vilano de las Encartaciones o al dogo mallorquín. Atravesando las zonas en que todavía se practica la caza veremos galgos, podencos, perdigueros, sabuesos y pachones.  Y en zonas marítimas de Portugal y España sigue el tenaz auxiliar de marinos, el cao de agua y el perro de agua. Numerosas razas se utilizan para guarda, defensa o deporte y la mayoría son excelentes  perros de compañía.

Podenco de Ibiza


          Los lazos de unión entre los hombres y os perros se remontan a los tiempos prehistóricos en los que se estableció una relación de amistad y cooperación entre ambos. La Federación Cinológica Internacional reconoce trescientas razas. esta  gran variedad de razas de perros hizo pensar en orígenes distintos para cada una de ellas. Las tesis creacionistas explicaban su nacimiento hasta el siglo XVIII, cuando los naturalistas aceptaron la teoría de la evolución,  variando la conformación morfológica de los perros y su carácter. Así mismo la acción del hombre, mediante cruces, ha buscado desarrollar sus cualidades para os trabajos a los que les dedica  y a la vez por razones estéticas. Una vez logrado un perro ideal, se considerará una raza cuando durante ocho generaciones se transmiten las cualidades y el aspectos de los perros, queda fijado el estándar de esa raza.  Durante el periodo eoceno, hace entre 40 y 60 millones años aparecen los caneiformes, a los que pertenecen los cánidos, que hace 20 millones de años se separaron en distintas familias , una de ellas la de los perros.  Buffon, en el siglo XVIII, reconocía la familia de los cánidos, formada por los lobos, los perros, los chacales y los zorros, con antepasados comunes, pero que desde su separación se han desarrollado sin cruces entre ellos, desarrollando pequeñas diferencias morfológicas y grandes distancias en su comportamiento y cualidades, La primera colaboración del perro con el hombre fue en la caza y  a continuación le ayudó en el pastoreo, entonces una de las fuentes de riqueza, hasta el punto que el nombre latino de los rebaños, "pecus" ha dado origen a la palabra pecuniario, adjetivo que significa todo lo relativo al dinero en efectivo. El aspecto de algunos perros de caza, como el podenco ibicenco recuerdan a muchos estudiosos a perros del antiguo Egipto.


Pastores en Serra da Estrela




   El genetista sueco Peter Savolamen de la Real Instituto de Tecnología  de Estocolmo tras estudiar los genomas completos de 58 ejemplares de lobos y perros sitúa la separación total entre ellos en el sudeste de Asia. Mientras Adam Boyko  de la Facultad de Veterinaria de Cornell (EEUU) sitúa la aparición de los perros en el Asia Central, y reprocha a Savolamen que haya incluido en el estudio pocos perros de esta zona. En relación a las razas españolas los perros de Asia llegaron a través de Europa hasta los Pirineos y del Asia Menor y la zona de Egipto a través del norte de África. Al cruzarse  con los perros de la península ibérica dieron origen a nuestras distintas razas. Creo que necesitan una mayor difusión y dado que se encuentran todavía desempeñando en las mismas comarcas trabajos idénticos, sería oportuno realizar una serie televisiva documdntal sobre las razas de perros y los pintorescos lugares en que se encuentran.


Lobito herreño entrenando



     Todos los perros necesitan una educación. Los que desempeñan labores de pastoreo y caza sus dueños desarrollan sus facultades instintivas, igualmente los que se dedican a guarda y defensa son instruidos por sus preparadores. Los  que actúan en espectáculos o participan en concursos caninos requieren educación  especial. Un adiestramiento adecuado necesitan los ejemplares que deseamos presentar a las pruebas de habilidad y a juegos, desarrollando sus tendencias naturales, como es el casod el lobito herreño, ya predispuesto para actividades deportivas. El cumplir exactamente los estándares y  realizar los ejercicios exigidos a la perfección no garantiza los premios, sino además responder al ideal de cada raza que se hayan forjado los jueces de las pruebas. Hoy gran número de perros son perros de compañía o mascotas, y todos deben responder  de manera obediente a las órdenes de sus dueños. Las más elementales son sentarse, tumbarse, parar o andar junto al dueño y deben ser ejecutadas las órdenes inmediatamente. El perro necesita agradar a su dueño y sobretodo estar tranquilo sabiendo que hace lo correcto para no tener problemas.   Cada raza ha fijado unos caracteres y las asociaciones caninas han fijado los estándares de cada una de ellas. Hay razas no reconocidas todavía y existen aún razas salvajes, que se creía eran perros domésticos asilvestrados, pero que se ha determinado que son razas reales, como el dingo australiano, el paria indio o el basenji del oeste africano, posiblemente son los perros más primitivos.Las razas ibéricas están descritas en síntesis documental en ·El perro y su territorio· que se adjunta.


Ver:
El perro y su territorio

  

lunes, 1 de enero de 2018

                

     

             

             
           ITALIA DA UNA NUEVA OPORTUNIDAD A SU CINE



 Ley n.220, 14 de noviembre de 2016:  Fondo del Cine y el Audiovisual, Reparto del Fondo, Sistema de puntuaciones. "credito imposta"








         Vittorio de Sica nos comentó en su última visita a Barcelona la importancia para el cine de un país de tener personalidad y un estilo. Recordaba sus declaraciones de los 50: "Estamos orgullosos de haber dado a Italia un cine que revolucionó el mundo cinematográfico. Tuvimos el coraje de decir algunas verdades, pero el cine neorrealista no es un punto de llegada, sino un punto de partida". Italia tiene un marco legal favorable a una nueva explosión cinematográfica, si se tiene el coraje y parte del talento de entonces. La reforma del modelo de ayudas italiano se basa en apoyar a las empresas  por lo que cobran protagonismo los incentivos fiscales, los tax-credit o "credito imposta". Busca el equilibrio entre objetivos artísticos, culturales  e industriales y comerciales. La renovación la puso en marcha el Decreto Ley de 28, enero, 2016, aprobado por la Cámara de Diputados y promulgado como Ley n. 220 de 14 noviembre, 2016. Moderniza las normas y da seguridad a la financiación del cine italiano, que  languidecía desde 1980. En el 2000 se inició una recuperación con dos medidas claves:  la obligación de las televisiones públicas y privadas de invertir en producciones audiovisuales el 10% de sus ingresos publicitarios, dedicando un 40% de esta inversión a la producción de películas. La segunda medida fue en 2004, los tax-credit ("credito imposta") regulados en la actualidad para el cine y el audiovisual por el D. 19, abril, 2017. Son ventajas fiscales por inversión en producción y postproducción de cine: un 25% con el límitehasta cinco millones de euros, para la producción nacional y extranjera que se ruede en Italia. El conjunto de "crediti imposta" no podía superar en 2015, los 115 millones de euros y en 2016 este límite se elevó a 140 millones por sus buenos resultados. El cine italiano ha producido desde 2012 películas, como La gran belleza La juventud  de Paolo Sorrentino y volvieron a rodarse en Italia importantes películas extranjeras, como la nueva versión de Ben Hur o Spectre, que han dejado en Italia 163 millones de euros.  Estos rodajes han hecho ver la importancia de contar con unos buenos estudios de rodaje y se ha decidido rehabilitar Cinecitta para que sea un gran centro de producción europeo. 




     Nueva Ley

La Taquilla del cine italiano disminuía, en 2014 tuvo una cuota de mercado del 27,7%, en 2015 la cuota de las películas italianas fue del 21,3% y en 2016 no llega al 20". Y si en 2012 el presupuesto medio de las películas italianas fue de 2,2 millones de euros, en 2015 fue  1,3 millones de euros. Riccardo Tozii, presidente en 2015 de ANICA que integra el 93% de las salas de cine, comentó sobre los resultados de la protección: "Tantas óperas primas sin los recursos adecuados equivale a una broma". Esta situación ha impulsado el Decreto Ley de 15m enero, 2016, convertido en la actual Ley n. 220 de 14, noviembre, 2016, un plan integral, que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2017, estando previsto su desarrollo en 24 decretos.



Fondo del cine y del audiovisual


          Se crea el Fondo del Cine y del Audiovisual, dotado al menos con 400 millones de euros anuales, que significa un aumento de  150 millones de euros. Este Fondo se alimenta, inspirándose en parte en el modelo legislativo francés, con el 11% de los ingresos del Ires (impuesto rédito sociedades) y el IVA por las actividades de las salas cinematográficas, de las distribuidoras, televisiones,  y sobre los ingresos de acceso a Internet de compañías telefónicas y de comunicación. El reparto de Fondo en 2017 ha sido el siguiente: a) 221 millones de euros para incentivos fiscales, "crediti di imposta": b) 50 millones de euros a ayudas automáticas: c) 30 millones de euros a ayudas selectivas; d) 12 millones de euros al artículo 27; e) 30 millones de euros a potenciar el circuito de salas de cine;f) 10 millones de euros para el plan extraordinario de digitalización del patrimonio cinematográfico y audiovisual;
 g) millones para garantizar créditos financieros de pequeñas y medianas empresas de producción

     Se autoriza al Gobierno para que mediante decretos haga más transparente el desarrollo de las inversiones en el cine, así como la programación del cine europeo e italiano por parte de las televisiones.





F



     Subvenciones automáticas

           La producción, distribución  y exhibición en salas de películas de ficción, así como a obras de televisión, producciones para la Web, películas de animación, edición de obras para Home Entertainment (vídeo juegos), para los cortometrajes y para los distribuidores internacionales tienen una ayuda automática  de acuerdo a parámetros objetivos de carácter económico, cultural y artístico, que permiten establecer una puntuación, indicativa del nivel de la subvención. Cada año se establecerá el valor del punto. Según los criterios económicos el productor puntúa por todos los ingresos: la recaudación en salas, según una escala (1 punto cada 5000 euros de ingresos hasta 1 millón de euros, 1 punto cada 7500 entre 1 y 3 millones de euros y 1 punto cada 10000 euros de ingresos entre 3 y 5 millones de euros);  los ingresos por DVD le concede 1 punto cada 5000 euros del valor de sus ventas; por la cesión a los servicios de televisión obtiene 1 punto cada 20000 euros del importe de la cesión; los ingresos de la exportación le otorgan 1 punto por cada 20000 euros del valor de las ventas. La recaudación en salas también concede puntos lo as distribuidores y exhibidores. 

     Hay 9 criterios culturales para la obtención de puntos, como ser una película italiana en coproducción, 25 puntos o ser la dirección de una mujer, 15 puntos. Y hay 17 criterios artísticos, básicamente participación en Festivales o obtención de premios, así un Oscar reporta 200 puntos y un César o un Goya, 50 puntos.

   Criterios similares se utilizan para puntuar las producciones para televisión, las obras para la Web, las películas de animación, edición de vídeo juegos y para los distribuidores internacionales. La mezcla de criterios de recaudación y éxito artístico y cultural, tomada de la legislación alemana de 2013, para ealizar las puntuaciones que establecen la subvención corre el riesgo de no favorecer la competitividad.

     Las ayudas están destinadas a reinversión en nuevas producciones de cine o contenidos audiovisuales. Al menos el 18% del Fondo se destina a ayudas para primeras y segundas películas; así como para ayudas empresas start-up y salas pequeñas de cine; y para ayudas al Festival de Cine de Venecia, al Instituto Luce, al Centro Sperimentale della Cinematografia, a Cinecitta  y a las Muestras de cine en Italia y a la participación en Festivales internacionales.

Ayudas selectivas

Se conceden ayudas a las obras de cine, televisión y Web por los conceptos de  la escritura del guión, al desarrollo,  animacióncortometrajes.  asimismo a salas de cine por la proyección de películas italianas y a los distribuidores nacionales e internacionales por la distribución de películas italianas. Se han establecido unos criterios y su concesión es realizada por una comisión formada por cinco miembros de clara fama entre los que puede haber miembros internacionales.




   "Credito di imposta". Incentivos fiscales.



La Ley de 2016 establece la concesión de "crediti di imposa", tax credit, al sector del cine y del audiovisual, regulado por los decretos de 19, abril y 15, junio de 2017. Se calculan por un porcentaje de la inversión o de los ingresos, se conceden a todo el sector y pueden cederse a bancos e instituciones financieras. con lo que se facilita  la financiación del sector.: producción cinematográfica y audiovisual, distribución nacional e internacional  de películas italianas tienen un incentivo entre el 15 y el 30% de sus costos, que se eleva al 40% si es el productor quien distribuye sus propias películas; los exhibidores que hayan rehabilitado sus salas o construido nuevas salas de cine su incentivo está entre el  20 y el 40% de los costos; las industrias técnicas, incluidos laboratorios y empresas de restauración de películas y de post-producción, tienen un incentivo entre el 20 y el 30% de los costos. Con el fin de potenciar la oferta cinematográfica en salas de películas italianas y europeas y la actividad de pequeñas salas en ciudades de menos de 15000 habitantes, se les fija un incentivo del 20% de los ingresos de las proyecciones. Con el objetivo de atraer inversores extranjeros a producir o postproducir en Italia películas extranjeras, se les concede el derecho a un incentivo entre el 25 y el 30% de su inversión. Y a los los inversores no pertenecientes al sector que inviertan en producción cinematográfica o audiovisual italiana se establece el 30% de su inversión, que será del 40% si invierten el producciones que tengan ayudas selectivas. 




C. T. Imperio, Brindisi


    Apoyo a salas, nuevo público y al patrimonio


          Destacan entre las medidas  un Plan de 110 millones en cuatro años para 1.- reactivar salas en poblaciones de menos de 15000 habitantes; 2.- la construcción de nuevas salas; 3-. reforma de salas para aumentar el número de pantallas; 4.- la adecuación  y renovación tecnológica; 5.- ls mejora de la sala, de su equipamiento y servicios. Y más  facilidades para el reconocimiento de bienes de interés cultural de salas históricasEl 3% del Fondo se destina para la formación de nuevos públicos en los colegios. Se pone en marcha un Plan de digitalización del patrimonio cinematográfico y audiovisual.  Las ayudas son a fondo perdido o a muy bajo interés.  

 
Consejo Superior. Desaparece la clasificación.

    Se crea el Consejo Superior del cine y del Audiovisual, formado por diez miembros, expertos y competentes y por representantes de las principales asociaciones, encargado de elaborar las políticas del sector en especial las referente a ayudas e inversiones. Además se elimina la Comisión y la labor de clasificación de películas y programas por parte del Estado. habrá por lo tanto autorregulación por el propio sector y el Estado solo intervendrá en casos de abusos.


      El Gobierno debe elaborar en el plazo de un año el Código del Espectáculo en el que junto a las medidas en favor del cine italiano se contemple el teatro, y las actividades musicales, sinfónicas y líricas.





VER

miércoles, 20 de diciembre de 2017



              FRANCIA CONSOLIDA SU MODELO


                                  AYUDAS AL CINE EN  FRANCIA  II


 Desgravaciones, Fonds de soutien, ayudas automáticas, avance sur recettes,  ayudas automáticas a la distribución, a la exportación y al conjunto de la industria del cine y del audiovisual






                     El CNC (Centre National de la Cinematographie) desde su creación en 1946 se dedica a promover y ayudar a la industria del cine y ahora también del audiovisual. La piedra angular de su política actual son los Fondos de ayuda (Fonds de soutien) y con una importancia en  progresivo aumento, las desgravaciones a la inversión en producción. El objetivo principal es captar inversores y  promover que los productores inviertan  las subvenciones en nuevas películas. Sonaron las alarmas con un descenso continuo  del número de películas producidas: 270 en 2013  a 258 en 2014, de las que s 177 fueron mayoritarias francesas.  La inversión había descendido también, entre 2012 y 2014, un 22,7% y el presupuesto medio de una película pasó de 5 millones de euros a 4,09 millones, situándose 61 de las 177 películas de 2013, en un coste de 2 a 4 millones de euros.  Y si en 2012 hubo diez  películas de un presupuesto superior a los 15 millones  de euros, en 2013  fueron  siete y tan solo tres superaron este presupuesto en 2014. Las medidas que se tomaron aumentando las desgravaciones y ampliando el Fondo de ayudas empieza a dar resultados: en 2016 se han producido 283 largometrajes de los que 221 han sido de producción mayoritaria francesa. El presupuesto medio de un largometraje se eleva a  5,47 millones de euros y el número de espectadores fue de 210 millones, similar a 2014.




                          Desgravaciones 

              Existía la desgravación  fiscal del 30% para las películas de un presupuesto inferior a 4 millones de eurosse amplió a todas las películas de un presupuesto inferior a los 7 millones de euros. La mayor parte del buen cine francés se encuentra en esta franja presupuestaria. También a las películas extranjeras rodadas en Francia se subió la desgravación del 20 al 30%. Así mismo para fomentar las películas de animación se elevó la desgravación  a la inversión en las mismas del 20 al 25%.
      

   Fondo de protección (Fond de soutien) 






     Su dotación es para 2017 es de 671 millones de euros  alimentado por una tasa (TSA) del 11% sobre los ingresos de la explotación de las películas en salas de cine (se incorpora al precio de la entrada); una tasa (TST) del 5,5%  que grava los ingresos  publicitarios obtenidos por las televisiones privadas y sobre los ingresos publicitarios y de abonados en las públicas, televisiones generalistas en abierto; una tasa (TSTD) del 4,5% sobre ingresos canales de autodistribución como Canal +, televisiones de cable y satélite, digital terrestre y operadores de telefonía de móviles; una tasa del 4% sobre los ingresos de las plataformas de Internet difusoras de películas (video on demand) y sobre los ingresos de la venta de vídeos y el 2% para los ingresos por alquiler.También se ingresa en el Fondo el importe de las sanciones a  películas pornográficas o que inciten a la violencia. 


La subvención automática para la reinversión en nuevas producciones.

      


  Es el mecanismo básico de ayudas a la producción de largometrajes de ficción, animación y documentales, nacionales y las coproducciones internacionales . El derecho a la subvención se adquiere por acuerdo del agrément (autorización o aprobación) que se solicita al CNC y obtiene antes del rodaje y que se vuelve a pedir al CNC una vez terminada la película. Se concede siempre que la película cumpla unos amplios y normales  establecidos en unos baremos, que van desde la experiencia del productor, estudios de rodaje utilizados o participación de personas o elementos europeos. La subvención se genera durante cinco años. El productor dispondrá de una cuenta (compte de soutien), en el CNC en la que la cantidad de la subvención se anota y que se abonará en su siguiente película o en varias de sus películas posteriores. según decisión del productor. En el caso de que el productor tuviera deudas por un servicio o trabajo en la producción de ese film se abonarán de manera preferente con cargo a esa subvención.

      La subvención consiste en un porcentaje sobre la tasa de taquilla generada por cada película: 125 % de la tasa hasta  500 000 espectadores; 95% entre 1 500 000 y 5 000 000 de espectadores; y un 10% superada esta cifra de espectadores. El productor puede calcular fácilmente la subvención que le corresponderá

    La emisión por televisiones de cable o satélite de un largometraje si ha llegado al menos a 100 000 hogares, le corresponde una cantidad equivalente al 10% de las abonadas por H.T. (Hors Taxes) por el servicio e televisión, hasta 305 000 euros de este impuesto y se genera durante 8 años. Los largometrajes explotados en vídeo reciben un 4¨5% de las cifras de ventas del largometraje editado, y en caso de alquiler el 2% durante seis años. La legislación francesa denomina vídeo a todos los soportes domésticos, DVD, etc.

             Las ayudas automáticas  a la distribución se conceden a los distribuidores que hayan adelantado un mínimo garantizado al productor y/o que se hayan hecho cargo de gastos de lanzamiento (tiraje de copias, gastos de publicidad en televisión, gastos de promoción). Es un porcentaje que se calcula sobre la tasa. TSA, yy se inicia con el 220% hasta una venta de entradas de un valor igual o inferior a 307 500 euros; el 140% para los ingresos por venta de entradas están entre los 307500 euros y 615000 euros, siguiéndose una escala descendente del porcentaje según aumenta la venta de entradas y termina con un 10%  cuando la recaudación alcanza entre 4 305000 euros y 6 350000.

      Existen ayudas automáticas a la exhibición. Los exhibidores disponen en el CNC de una Cuenta de ayudas, ya que tienen derecho a recuperar una parte de la Tasa (TSA) para invertir en gastos de la exhibición.  El 80%  sobre unos ingresos de la tasa entre 0 y 6301 euros, descendiendo el porcentaje según aumenta el volumen de la tasa, terminando en un 20% cuando la tasa generada es 13601 euros.

      A partir del  de enero de 2017 se conceden ayudas automáticas a la promoción en el extranjero destinadas a los exportadores, que se piensa ampliar a los productores. Transcurridos tres años se hará un balance y las correcciones necesarias. Se generan en 55 Estados, entre los que está España, que disponen de medición fiable del público de salas. El Fondo abona a los exportadores 0, 90 euros por cada entrada vendida de una película hasta 50000 entradas; 0,55 euros por entrada entre 50000 y 100000 entradas; 0,35 por entrada entre 100000 y 200000 entradas; 0,15 por entrada entre 200000 y 700000; la escala termina en estas cifras.

    Se ha creado un Fondo para la exportación con una dotación de 8,5 millones de euro.



      Las ayudas selectivas (avance sur recettes)

     Están destinadas a apoyar las primeras películas  y la financiación de un cine diferente, independiente, rompedor con las reglas del mercado y para fomentar la innovación.,  así mismo financian películas ambiciosas que precisen un elevado presupuesto y que por sus características tengan dificultad en su financiación; se conceden también a los documentales de creación que no sean producidos por un  canal de televisión  y a los prime largometrajes de animación. Hay tres Comisiones, la 1ª dictamina las ayudas a las primeras películas y la 2ª comisión  concede el las solicitudes de aquellas películas cuyo director haya realizado una o varias películas antes y haya estrenado o emitido por televisión al menos una.  Se conceden con los mismos criterios antes, del rodaje; el anticipo es de 450 000 y 500 000 euros o 150 000 si es un documental. La Comisión 3ª concede ayudas a películas terminadas que se hayan quedado sin financiación, después, presentando el montaje final antes de tirar copias y justificando dificultades financieras para terminarla y siempre que hayan encontrado un distribuidor, pudiendo concederse hasta 76 30 euros a partir de la tercera película de un director y hasta y 152 000 euros para primeras y segundas películas. Pueden solicitarlas productores francesas, pudiendo ser coproducidas con productores europeos de países con los que existan Acuerdos de coproducción.


     Son préstamos reembolsables que tras la amortización de determinados conceptos, empiezan a devolverse con los siguientes criterios. 5% cuando ha cubierto el anticipo del distribuidor, 5% de los ingresos del distribuidor en Francia, 5% de los ingresos del DVD, 5% de los ingresos en Bélgica, 5% de los ingresos en Suiza, 5% de los ingresos en Canadá,  5% de los ingresos en territorios franceses de ultramar, 50% de los ingresos en el resto del mundo y un 15% de ingresos posteriores. Los productores que consiguen ayudas anticipadas tienen una cuenta abierta en el CNC y el reembolso se realiza con absoluta seriedad. Por el contrario en España aunque las ayudas sobre proyecto son también préstamos reembolsables tras la amortización, el productor y los hábitos tradicionales consideran que si amortizan la película,  en los pocos casos en que esto ocurre, todos los ingresos son beneficios para el productor.

       Existen ayudas selectivas para la concepción del guión (a los autores para escribir un tratamiento o sinopsis), al desarrollo (a los productores para la compra de derechos y para la escritura del guión), para la música (le corresponden al productor y se comunican al compositor), a exhibidores (rehabilitación y construcción de salas), a los distribuidores (para garantizar la diversidad y calidad de películas en salas) ,a cines del mundo (cinémas de monde) (a los productores cuyos proyectos sean de autores extranjeros innovadores y aporten una nueva visión del mundo), cortometrajes (antes y después de su realización), producciones multimediauso de nuevas tecnologías, distintas categorías de producciones de televisión.





        El círculo financiero, con un criterio industrial, se cierra con los créditos del Instituto para la Financiación del Cine y de las Industrias Culturales (IFCIC), las inversiones a través de las SOFICA y las Sociedades financieras del cine y del audiovisual, que intervienen y apoyan las películas, tanto las que van por el capítulo de subvenciones automáticas, como las que acceden a las subvenciones anticipadas. Su intervención aseguran la financiación y la distribución.


Publicidad en TV




     En 1992 se prohibió por Decreto la publicidad del cine en las televisiones con objeto de proteger a las películas francesas que no disponen de presupuesto para campañas de promoción en televisión, frente a las superproducciones de Hollywood que pueden contratar campañas de gran intensidad. Un nuevo Decreto renovó la prohibición En 2013 el Gobierno francés por presión de las agencias de publicidad y las multinacionales norteamericanas creó un grupo de reflexión sobre el tema y aunque hubo partidarios de derogar la norma, esta sigue vigente ya que ha dado buenos resultados al cine francés. De todaas formas para las televisiones  la publicidad del cine se estima que podría significar 10 millones de euros, que algunos amplían hasta 70, no es mucho teniendo en cuenta que en la actualidad los ingresos publicitarios de las televisiones francesas han sido 3200 millones de euros el pasado año. La prohibición de la publicidad de cine se entiende la de los estrenos de películas por lo que transcurridos los 4 meses de protección a los estrenos pueden anunciarse los productos derivados, como DVD, Blu-Ray, merchandising y el VOD (video on demand).


                   Las ayudas francesas son un conjunto de mecanismos financieros que sigue teniendo buenos resultados, y es evidente que la debilidad actual de la economía en Francia, pese al mayor volumen de ingresos al Fondo por el crecimiento de las televisiones, aconseja desarrollar e incrementar la política de desgravaciones fiscales para que los productores cuenten con las inversiones necesarias, como ha hecho el Gobierno francés preocupado por las dificultades financieras por las que atraviesa su cine para enfrentarse a las superproducciones norteamericanas. La cuota e pantalla del cine francés fu el 44% en 2014, en 2016 c0n el mismo número de espectadores ha sido del 36,4%.




lunes, 18 de diciembre de 2017





     

EL DECÁLOGO DE CYBERCINE



El cine en la economía digital: reforma estructural, modelo de ayudas, fomento del empleo, marketing, Iberoamérica, propiedad intelectual, conservación




  El cine español, como los cines europeos tiene calidad y debe responder a  criterios artísticos y a la vez a principios  industriales y de rentabilidad. Puede ser una industria fuerte,  aprovechando la nueva oportunidad  que ofrece la economía digital. En 2011 un grupo de profesionales, entre los que estaban Fernando Labrada, Presidente de Media Research, José Gabriel Jacoste, productor y Profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense, Porfirio Enríquez, director de fotografía, y del que formé parte,, creamos Cybercine para reflexionar sobre el cine como industria y concretamente sobre el cine español, español, con éxitos, como Mujeres al borde de un ataque de nervios de Almodóvar, ,Jamón, jamón de Bigas Luna, Los otros de Amenábar o Lo imposible de Bayona, que permiten pensar que puede desarrollarse una industria de cin en España. Nos parece imprescindible establecer un equilibrio entre cultura y economía, dos conceptos considerados antagónicos, pero que coinciden en el cine.







La situación en la actualidad d el cine español sigue siendo:


      a).-  UNA INDUSTRIA DE PRODUCCIÓN DÉBIL Y FRAGMENTADA EN LA QUE EL EMPLEO ES INSEGURO

     B).-  UNA COMPETITIVIDAD ESCASA EN SU CONJUNTO Y    EN CONSECUENCIA UNA CUOTA DE MERCADO BAJA, QUE PUEDE CORREGIRSE COMO INDICAN LAS PELÍCULAS ESPAÑOLAS DE GENERO


     El juego “natural” del mercado no es posible en materias de sanidad, educación o en sectores culturales, como el cine, sobre todo en España, tras décadas de políticas  proteccionistas. Por lo que las medidas propuestas pueden resumirse en diez puntos:


        

 1.-  El cambio digital obliga a una reforma estructural de la producción  y un cambio de modelo en distribución y exhibición. Inevitablemente hay que establecer un nuevo modelo en la política de ayudas para conseguir que el cine sea una auténtica actividad económica  con empresas estables y competitivas, garantizando la libertad indispensable para la creación.


2.-  Un nuevo modelo de protección responderá a una estrategia de financiación. Las ayudas a la amortización automáticas, incluyendo una ayuda complementaria, cumplieron su ciclo en 2004, ya que estaban pensadas para un tiempo limitado con el fin de habituar a los productores a un sistema de ayudas automáticas. En la actualidad el cine español tiene prestigio y puede llegar a un mercado internacional, por lo que no  necesita ayudas a la amortización, sino a su financiación.

      Las medidas más eficaces para estos objetivos son las desgravaciones fiscales utilizadas en EEUU, imitadas por otros Estados, y en el entorno europeo las ayudas más eficaces son  las que se conceden para que el productor reinvierta en una nueva película, que son complementadas con desgravaciones inferiores en este caso.

  Teniendo en cuenta la situación económica, la protección al cine en España debería optar por un sistema de ayudas a la reinversión en nuevas producciones y un desarrollo de las figuras de desgravación existentes, como sistema complementario. En el futuro podría elegirse, como único ayudas al cine, un buen sistema de desgravaciones.

       En cualquier caso es clave el modelo de transición para evitar un colapso del cine español. Y mantener y distinguir las ayudas de formación a cortos, guión, proyectos de decidido carácter cultural y a su difusión.

    Igualmente hay que mantener y facilitar la política de créditos mediante la potenciación de Fondos de Garantía que den lugar a avales. Proseguir con criterios de independencia la política de ayudas a proyectos, cortometrajes y guiones.


3.- Fomentar el empleo: Una mejor financiación facilita la actividad estable de las productoras y la producción de películas de mayor envergadura, que aumentan el trabajo de todos los profesionales del sector, y la actividad de los subsectores. Junto a la producción nacional, y las coproducciones internacionales rodadas en España, debería haber incentivos para atraer a la producción extranjera, como tienen numerosos países europeos,  ya que aportan inversiones, crean empleo y evitan al mismo tiempo forzar las normas de coproducción.

4.- Cuota obligatoria de pantalla: La cuota en las salas es para el cine europeo, por lo que ningún Estado de la UE la ha establecido, considerando que el cine europeo ocuparía el espacio del cine nacional. La cuota obligatoria de pantalla debe desaparecer, ya que no beneficia al cine español y resulta ser además de dudosa constitucionalidad.


      
5.-  Relaciones cine y televisión.  Hay que rediseñar la imprescindible colaboración cine-televisión, potenciar el papel de las televisiones públicas y promover  un acuerdo productores-televisiones, acompañado de la creación de una Mesa de dialogo, ya que desde el 2004 las medidas legislativas en la práctica no garantizan el nivel deseado de producción independiente, ni satisfacen las necesidades de las televisiones.


6.-  La promoción, marketing y eliminación de barreras a la distribución es una de las más claras acciones del Estado moderno por razones culturales y económicas. Es una tarea difícil por sus resultados ambivalente. Un cine rentable requiere un planteamiento internacional de gran parte  de las producciones y el Estado debe  facilitar la promoción a nivel mundial.


7.- Es clave la política cinematográfica con Iberoamérica. España promovió en 1997 e impulsó el Programa IBERMEDIA, que obtuvo buenos resultados  aunque, en la actualidad, España ha perdido protagonismo. Es un buen programa de colaboración cultural, pero la falta de circulación de películas iberoamericanas en su propia área hace preciso acciones a nivel de distribución-exhibición y el fomento de plataformas en Internet.

 8. La correcta  comercialización que garantice la continuidad de la producción y de la creación requiere el respeto a los Derechos de la Propiedad Intelectual, en la difusión y copia de sus obras y la adecuada compensación a creadores y productores por la copia de sus obras. Las medidas  de la Ley de Economía Sostenible son un camino, pero hasta ahora simbólico. Hay que poner  en marcha medidas más efectivas, impulsar el Acuerdo ACTA y apoyar a las plataformas españolas de descargas legales en Internet.


9.-  Impulsar la  política de conservación del patrimonio  artístico, cinematográfico y audiovisual. La inauguración del nuevo edificio de la Ciudad de la Imagen para la Filmoteca requiere resolver los problemas de personal y equipos- Y así mismo conceder a la Filmoteca Nacional un tratamiento similar a la Biblioteca Nacional o  el de los grandes Museos.



  10.- Se hace necesario impulsar una corriente renovadora en todos los niveles, ya que el  cine español languidece en un modelo anticuado, sin aprovechar el talento de muchos profesionales y sin estar preparado para el desarrollo del futuro inmediato y falto de modelos de formación adecuados. 


     








   





     
     

EL CINE ESPAÑO EN LA ECONOMÍA DIGITAL

                   El cine español tiene calidad y debe responder a  criterios artísticos y a principios  industriales y de rentabilidad. Puede ser una industria brillante,  aprovechando la nueva oportunidad  que ofrece la economía digital.


    
       Es imprescindible establecer un equilibrio entre cultura y economía, dos conceptos considerados antagónicos, que coinciden en el cine.


La situación en la actualidad d el cine español es:


      a).-  UNA INDUSTRIA DE PRODUCCIÓN DÉBIL Y FRAGMENTADAA EN LA QUE EL EMPLEO ES INSEGURO

     B).-  UNA COMPETITIVIDAD ESCASA EN SU CONJUNTO Y    EN CONSECUENCIA UNA CUOTA DE MERCADO BAJA, QUE PUEDE CORREGIRSE COMO INDICAN LAS PELÍCULAS ESPAÑOLAS DE GENERO


     El juego “natural” del mercado no es posible en materias de sanidad, educación o en sectores culturales, como el cine, sobre todo en España, tras décadas de políticas  proteccionistas. Por lo que las medidas propuestas pueden resumirse en diez puntos:


        

 1.-  El cambio digital obliga a una reforma estructural de la producción  y un cambio de modelo en distribución y exhibición. Inevitablemente hay que establecer un nuevo modelo en la política de ayudas para conseguir que el cine sea una auténtica actividad económica  con empresas estables y competitivas, garantizando la libertad indispensable para la creación.


2.-  Un nuevo modelo de protección responderá a una estrategia de financiación. Las ayudas a la amortización automáticas, incluyendo una ayuda complementaria, cumplieron su ciclo en 2004, ya que estaban pensadas para un tiempo limitado con el fin de habituar a los productores a un sistema de ayudas automáticas. En la actualidad el cine español tiene prestigio y puede llegar a un mercado internacional, por lo que no  necesita ayudas a la amortización, sino a su financiación.

      Las medidas más eficaces para estos objetivos son las desgravaciones fiscales utilizadas en EEUU, imitadas por otros Estados, y en el entorno europeo las ayudas más eficaces son  las que se conceden para que el productor reinvierta en una nueva película, que son complementadas con desgravaciones inferiores en este caso.

  Teniendo en cuenta la situación económica, la protección al cine en España debería optar por un sistema de ayudas a la reinversión en nuevas producciones y un desarrollo de las figuras de desgravación existentes, como sistema complementario. En el futuro podría elegirse, como único ayudas al cine, un buen sistema de desgravaciones.

       En cualquier caso es clave el modelo de transición para evitar un colapso del cine español. Y mantener y distinguir las ayudas de formación a cortos, guión, proyectos de decidido carácter cultural y a su difusión.

    Igualmente hay que mantener y facilitar la política de créditos mediante la potenciación de Fondos de Garantía que den lugar a avales. Proseguir con criterios de independencia la política de ayudas a proyectos, cortometrajes y guiones.


3.- Fomentar el empleo: Una mejor financiación facilita la actividad estable de las productoras y la producción de películas de mayor envergadura, que aumentan el trabajo de todos los profesionales del sector, y la actividad de los subsectores. Junto a la producción nacional, y lass coproducciones internacionales rodadas en España, debería haber incentivos para atraer a la producción extranjera, como tienen numerosos países europeos,  ya que aportan inversiones, crean empleo y evitan al mismo tiempo forzar las normas de coproducción.

4.- Cuota obligatoria de pantalla: La cuota en las salas es para el cine europeo, por lo que ningún Estado de la UE la ha establecido, considerando que el cine europeo ocuparía el espacio del cine nacional. La cuota obligatoria de pantalla debe desaparecer, ya que no beneficia al cine español y resulta ser además de dudosa constitucionalidad.


      
5.-  Relaciones cine y televisión.  Hay que rediseñar la imprescindible colaboración cine-televisión, potenciar el papel de las televisiones públicas y promover  un acuerdo productores-televisiones, acompañado de la creación de una Mesa de dialogo, ya que desde el 2004 las medidas legislativas en la práctica no garantizan el nivel deseado de producción independiente, ni satisfacen las necesidades de las televisiones.


6.-  La promoción, marketing y eliminación de barreras a la distribución es una de las más claras acciones del Estado moderno por razones culturales y económicas. Es una tarea difícil por sus resultados ambivalente. Un cine rentable requiere un planteamiento internacional de gran parte  de las producciones y el Estado debe  facilitar la promoción a nivel mundial.


7.- Es clave la política cinematográfica con Iberoamérica. España promovió en 1997 e impulsó el Programa IBERMEDIA, que obtuvo buenos resultados  aunque, en la actualidad, España ha perdido protagonismo. Es un buen programa de colaboración cultural, pero la falta de circulación de películas iberoamericanas en su propia área hace preciso acciones a nivel de distribución-exhibición y el fomento de plataformas en Internet.

 8. La correcta  comercialización que garantice la continuidad de la producción y de la creación requiere el respeto a los DERECHOS DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL, en la difusión y copia de sus obras y la adecuada compensación a creadores y productores por la copia de sus obras. Las medidas  de la Ley de Economía Sostenible son un camino, pero hasta ahora simbólico. Hay que poner  en marcha medidas más efectivas, impulsar el Acuerdo ACTA y apoyar a las plataformas españolas de descargas legales en Internet.


9.-  Impulsar la  política de conservación del patrimonio  artístico, cinematográfico y audiovisual. La inauguración del nuevo edificio de la Ciudad de la Imagen para la Filmoteca requiere resolver los problemas de personal y equipos- Y así mismo conceder a la Filmoteca Nacional un tratamiento similar a la Biblioteca Nacional o  el de los grandes Museos.



  10.- Se hace necesario impulsar una corriente renovadora en todos los niveles, ya que el  cine español languidece en un modelo anticuado, sin aprovechar el talento de muchos profesionales y sin estar preparado para el desarrollo del futuro inmediato y falto de modelos de formación adecuados 


     




………………
Grupo CyberCine
Marzo 2011



   





     

EL CINE ESPAÑO EN LA ECONOMÍA DIGITAL

                   El cine español tiene calidad y debe responder a  criterios artísticos y a principios  industriales y de rentabilidad. Puede ser una industria brillante,  aprovechando la nueva oportunidad  que ofrece la economía digital.


    
       Es imprescindible establecer un equilibrio entre cultura y economía, dos conceptos considerados antagónicos, que coinciden en el cine.


La situación en la actualidad d el cine español es:


      a).-  UNA INDUSTRIA DE PRODUCCIÓN DÉBIL Y FRAGMENTADAA EN LA QUE EL EMPLEO ES INSEGURO

     B).-  UNA COMPETITIVIDAD ESCASA EN SU CONJUNTO Y    EN CONSECUENCIA UNA CUOTA DE MERCADO BAJA, QUE PUEDE CORREGIRSE COMO INDICAN LAS PELÍCULAS ESPAÑOLAS DE GENERO


     El juego “natural” del mercado no es posible en materias de sanidad, educación o en sectores culturales, como el cine, sobre todo en España, tras décadas de políticas  proteccionistas. Por lo que las medidas propuestas pueden resumirse en diez puntos:


        

 1.-  El cambio digital obliga a una reforma estructural de la producción  y un cambio de modelo en distribución y exhibición. Inevitablemente hay que establecer un nuevo modelo en la política de ayudas para conseguir que el cine sea una auténtica actividad económica  con empresas estables y competitivas, garantizando la libertad indispensable para la creación.


2.-  Un nuevo modelo de protección responderá a una estrategia de financiación. Las ayudas a la amortización automáticas, incluyendo una ayuda complementaria, cumplieron su ciclo en 2004, ya que estaban pensadas para un tiempo limitado con el fin de habituar a los productores a un sistema de ayudas automáticas. En la actualidad el cine español tiene prestigio y puede llegar a un mercado internacional, por lo que no  necesita ayudas a la amortización, sino a su financiación.

      Las medidas más eficaces para estos objetivos son las desgravaciones fiscales utilizadas en EEUU, imitadas por otros Estados, y en el entorno europeo las ayudas más eficaces son  las que se conceden para que el productor reinvierta en una nueva película, que son complementadas con desgravaciones inferiores en este caso.

  Teniendo en cuenta la situación económica, la protección al cine en España debería optar por un sistema de ayudas a la reinversión en nuevas producciones y un desarrollo de las figuras de desgravación existentes, como sistema complementario. En el futuro podría elegirse, como único ayudas al cine, un buen sistema de desgravaciones.

       En cualquier caso es clave el modelo de transición para evitar un colapso del cine español. Y mantener y distinguir las ayudas de formación a cortos, guión, proyectos de decidido carácter cultural y a su difusión.

    Igualmente hay que mantener y facilitar la política de créditos mediante la potenciación de Fondos de Garantía que den lugar a avales. Proseguir con criterios de independencia la política de ayudas a proyectos, cortometrajes y guiones.


3.- Fomentar el empleo: Una mejor financiación facilita la actividad estable de las productoras y la producción de películas de mayor envergadura, que aumentan el trabajo de todos los profesionales del sector, y la actividad de los subsectores. Junto a la producción nacional, y lass coproducciones internacionales rodadas en España, debería haber incentivos para atraer a la producción extranjera, como tienen numerosos países europeos,  ya que aportan inversiones, crean empleo y evitan al mismo tiempo forzar las normas de coproducción.

4.- Cuota obligatoria de pantalla: La cuota en las salas es para el cine europeo, por lo que ningún Estado de la UE la ha establecido, considerando que el cine europeo ocuparía el espacio del cine nacional. La cuota obligatoria de pantalla debe desaparecer, ya que no beneficia al cine español y resulta ser además de dudosa constitucionalidad.


      
5.-  Relaciones cine y televisión.  Hay que rediseñar la imprescindible colaboración cine-televisión, potenciar el papel de las televisiones públicas y promover  un acuerdo productores-televisiones, acompañado de la creación de una Mesa de dialogo, ya que desde el 2004 las medidas legislativas en la práctica no garantizan el nivel deseado de producción independiente, ni satisfacen las necesidades de las televisiones.


6.-  La promoción, marketing y eliminación de barreras a la distribución es una de las más claras acciones del Estado moderno por razones culturales y económicas. Es una tarea difícil por sus resultados ambivalente. Un cine rentable requiere un planteamiento internacional de gran parte  de las producciones y el Estado debe  facilitar la promoción a nivel mundial.


7.- Es clave la política cinematográfica con Iberoamérica. España promovió en 1997 e impulsó el Programa IBERMEDIA, que obtuvo buenos resultados  aunque, en la actualidad, España ha perdido protagonismo. Es un buen programa de colaboración cultural, pero la falta de circulación de películas iberoamericanas en su propia área hace preciso acciones a nivel de distribución-exhibición y el fomento de plataformas en Internet.

 8. La correcta  comercialización que garantice la continuidad de la producción y de la creación requiere el respeto a los DERECHOS DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL, en la difusión y copia de sus obras y la adecuada compensación a creadores y productores por la copia de sus obras. Las medidas  de la Ley de Economía Sostenible son un camino, pero hasta ahora simbólico. Hay que poner  en marcha medidas más efectivas, impulsar el Acuerdo ACTA y apoyar a las plataformas españolas de descargas legales en Internet.


9.-  Impulsar la  política de conservación del patrimonio  artístico, cinematográfico y audiovisual. La inauguración del nuevo edificio de la Ciudad de la Imagen para la Filmoteca requiere resolver los problemas de personal y equipos- Y así mismo conceder a la Filmoteca Nacional un tratamiento similar a la Biblioteca Nacional o  el de los grandes Museos.



  10.- Se hace necesario impulsar una corriente renovadora en todos los niveles, ya que el  cine español languidece en un modelo anticuado, sin aprovechar el talento de muchos profesionales y sin estar preparado para el desarrollo del futuro inmediato y falto de modelos de formación adecuados 


     




………………
Grupo CyberCine
Marzo 2011



   





     

EL CINE ESPAÑO EN LA ECONOMÍA DIGITAL

                   El cine español tiene calidad y debe responder a  criterios artísticos y a principios  industriales y de rentabilidad. Puede ser una industria brillante,  aprovechando la nueva oportunidad  que ofrece la economía digital.


    
       Es imprescindible establecer un equilibrio entre cultura y economía, dos conceptos considerados antagónicos, que coinciden en el cine.


La situación en la actualidad d el cine español es:


      a).-  UNA INDUSTRIA DE PRODUCCIÓN DÉBIL Y FRAGMENTADAA EN LA QUE EL EMPLEO ES INSEGURO

     B).-  UNA COMPETITIVIDAD ESCASA EN SU CONJUNTO Y    EN CONSECUENCIA UNA CUOTA DE MERCADO BAJA, QUE PUEDE CORREGIRSE COMO INDICAN LAS PELÍCULAS ESPAÑOLAS DE GENERO


     El juego “natural” del mercado no es posible en materias de sanidad, educación o en sectores culturales, como el cine, sobre todo en España, tras décadas de políticas  proteccionistas. Por lo que las medidas propuestas pueden resumirse en diez puntos:


        

 1.-  El cambio digital obliga a una reforma estructural de la producción  y un cambio de modelo en distribución y exhibición. Inevitablemente hay que establecer un nuevo modelo en la política de ayudas para conseguir que el cine sea una auténtica actividad económica  con empresas estables y competitivas, garantizando la libertad indispensable para la creación.


2.-  Un nuevo modelo de protección responderá a una estrategia de financiación. Las ayudas a la amortización automáticas, incluyendo una ayuda complementaria, cumplieron su ciclo en 2004, ya que estaban pensadas para un tiempo limitado con el fin de habituar a los productores a un sistema de ayudas automáticas. En la actualidad el cine español tiene prestigio y puede llegar a un mercado internacional, por lo que no  necesita ayudas a la amortización, sino a su financiación.

      Las medidas más eficaces para estos objetivos son las desgravaciones fiscales utilizadas en EEUU, imitadas por otros Estados, y en el entorno europeo las ayudas más eficaces son  las que se conceden para que el productor reinvierta en una nueva película, que son complementadas con desgravaciones inferiores en este caso.

  Teniendo en cuenta la situación económica, la protección al cine en España debería optar por un sistema de ayudas a la reinversión en nuevas producciones y un desarrollo de las figuras de desgravación existentes, como sistema complementario. En el futuro podría elegirse, como único ayudas al cine, un buen sistema de desgravaciones.

       En cualquier caso es clave el modelo de transición para evitar un colapso del cine español. Y mantener y distinguir las ayudas de formación a cortos, guión, proyectos de decidido carácter cultural y a su difusión.

    Igualmente hay que mantener y facilitar la política de créditos mediante la potenciación de Fondos de Garantía que den lugar a avales. Proseguir con criterios de independencia la política de ayudas a proyectos, cortometrajes y guiones.


3.- Fomentar el empleo: Una mejor financiación facilita la actividad estable de las productoras y la producción de películas de mayor envergadura, que aumentan el trabajo de todos los profesionales del sector, y la actividad de los subsectores. Junto a la producción nacional, y lass coproducciones internacionales rodadas en España, debería haber incentivos para atraer a la producción extranjera, como tienen numerosos países europeos,  ya que aportan inversiones, crean empleo y evitan al mismo tiempo forzar las normas de coproducción.

4.- Cuota obligatoria de pantalla: La cuota en las salas es para el cine europeo, por lo que ningún Estado de la UE la ha establecido, considerando que el cine europeo ocuparía el espacio del cine nacional. La cuota obligatoria de pantalla debe desaparecer, ya que no beneficia al cine español y resulta ser además de dudosa constitucionalidad.


      
5.-  Relaciones cine y televisión.  Hay que rediseñar la imprescindible colaboración cine-televisión, potenciar el papel de las televisiones públicas y promover  un acuerdo productores-televisiones, acompañado de la creación de una Mesa de dialogo, ya que desde el 2004 las medidas legislativas en la práctica no garantizan el nivel deseado de producción independiente, ni satisfacen las necesidades de las televisiones.


6.-  La promoción, marketing y eliminación de barreras a la distribución es una de las más claras acciones del Estado moderno por razones culturales y económicas. Es una tarea difícil por sus resultados ambivalente. Un cine rentable requiere un planteamiento internacional de gran parte  de las producciones y el Estado debe  facilitar la promoción a nivel mundial.


7.- Es clave la política cinematográfica con Iberoamérica. España promovió en 1997 e impulsó el Programa IBERMEDIA, que obtuvo buenos resultados  aunque, en la actualidad, España ha perdido protagonismo. Es un buen programa de colaboración cultural, pero la falta de circulación de películas iberoamericanas en su propia área hace preciso acciones a nivel de distribución-exhibición y el fomento de plataformas en Internet.

 8. La correcta  comercialización que garantice la continuidad de la producción y de la creación requiere el respeto a los DERECHOS DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL, en la difusión y copia de sus obras y la adecuada compensación a creadores y productores por la copia de sus obras. Las medidas  de la Ley de Economía Sostenible son un camino, pero hasta ahora simbólico. Hay que poner  en marcha medidas más efectivas, impulsar el Acuerdo ACTA y apoyar a las plataformas españolas de descargas legales en Internet.


9.-  Impulsar la  política de conservación del patrimonio  artístico, cinematográfico y audiovisual. La inauguración del nuevo edificio de la Ciudad de la Imagen para la Filmoteca requiere resolver los problemas de personal y equipos- Y así mismo conceder a la Filmoteca Nacional un tratamiento similar a la Biblioteca Nacional o  el de los grandes Museos.



  10.- Se hace necesario impulsar una corriente renovadora en todos los niveles, ya que el  cine español languidece en un modelo anticuado, sin aprovechar el talento de muchos profesionales y sin estar preparado para el desarrollo del futuro inmediato y falto de modelos de formación adecuados 


     




………………
Grupo CyberCine
Marzo 2011



   



      

             DECÁLOGO DE CYBERCINE



 El cambio

 El cine en la economía digital 


  El cine español y los cines europeo tienen calidad y deben responder a  criterios artísticos y a principios  industriales y de rentabilidad. Pueden ser una industria brilla nte,  aprovechando la nueva oportunidad  que ofrece la economía digital.



    
       En el año 2011 un grupo de profesionales, entre los que se encontraban Fernado Labrada, Presidente de Media Research, el producror y profesor de la Facultad de Ciencias de la Información, José Gabriel Jacoste, el director de fotografías imprescindible establecer un equilibrio entre cultura y economía, dos conceptos considerados antagónicos, que coinciden en el cine.


La situación en la actualidad d el cine español es: Porfirio, en el que participé, analizaron los resultados del cine español de acuerdo con el modelo de ayudas, que había producido obras como Los santos inocentes de Mario Camus, 


      a).-  UNA INDUSTRIA DE PRODUCCIÓN DÉBIL Y FRAGMENTADAA EN LA QUE EL EMPLEO ES INSEGURO

     B).-  UNA COMPETITIVIDAD ESCASA EN SU CONJUNTO Y    EN CONSECUENCIA UNA CUOTA DE MERCADO BAJA, QUE PUEDE CORREGIRSE COMO INDICAN LAS PELÍCULAS ESPAÑOLAS DE GENERO


     El juego “natural” del mercado no es posible en materias de sanidad, educación o en sectores culturales, como el cine, sobre todo en España, tras décadas de políticas  proteccionistas. Por lo que las medidas propuestas pueden resumirse en diez puntos:


        

 1.-  El cambio digital obliga a una reforma estructural de la producción  y un cambio de modelo en distribución y exhibición. Inevitablemente hay que establecer un nuevo modelo en la política de ayudas para conseguir que el cine sea una auténtica actividad económica  con empresas estables y competitivas, garantizando la libertad indispensable para la creación.


2.-  Un nuevo modelo de protección responderá a una estrategia de financiación. Las ayudas a la amortización automáticas, incluyendo una ayuda complementaria, cumplieron su ciclo en 2004, ya que estaban pensadas para un tiempo limitado con el fin de habituar a los productores a un sistema de ayudas automáticas. En la actualidad el cine español tiene prestigio y puede llegar a un mercado internacional, por lo que no  necesita ayudas a la amortización, sino a su financiación.

      Las medidas más eficaces para estos objetivos son las desgravaciones fiscales utilizadas en EEUU, imitadas por otros Estados, y en el entorno europeo las ayudas más eficaces son  las que se conceden para que el productor reinvierta en una nueva película, que son complementadas con desgravaciones inferiores en este caso.

  Teniendo en cuenta la situación económica, la protección al cine en España debería optar por un sistema de ayudas a la reinversión en nuevas producciones y un desarrollo de las figuras de desgravación existentes, como sistema complementario. En el futuro podría elegirse, como único ayudas al cine, un buen sistema de desgravaciones.

       En cualquier caso es clave el modelo de transición para evitar un colapso del cine español. Y mantener y distinguir las ayudas de formación a cortos, guión, proyectos de decidido carácter cultural y a su difusión.

    Igualmente hay que mantener y facilitar la política de créditos mediante la potenciación de Fondos de Garantía que den lugar a avales. Proseguir con criterios de independencia la política de ayudas a proyectos, cortometrajes y guiones.


3.- Fomentar el empleo: Una mejor financiación facilita la actividad estable de las productoras y la producción de películas de mayor envergadura, que aumentan el trabajo de todos los profesionales del sector, y la actividad de los subsectores. Junto a la producción nacional, y lass coproducciones internacionales rodadas en España, debería haber incentivos para atraer a la producción extranjera, como tienen numerosos países europeos,  ya que aportan inversiones, crean empleo y evitan al mismo tiempo forzar las normas de coproducción.

4.- Cuota obligatoria de pantalla: La cuota en las salas es para el cine europeo, por lo que ningún Estado de la UE la ha establecido, considerando que el cine europeo ocuparía el espacio del cine nacional. La cuota obligatoria de pantalla debe desaparecer, ya que no beneficia al cine español y resulta ser además de dudosa constitucionalidad.


      
5.-  Relaciones cine y televisión.  Hay que rediseñar la imprescindible colaboración cine-televisión, potenciar el papel de las televisiones públicas y promover  un acuerdo productores-televisiones, acompañado de la creación de una Mesa de dialogo, ya que desde el 2004 las medidas legislativas en la práctica no garantizan el nivel deseado de producción independiente, ni satisfacen las necesidades de las televisiones.


6.-  La promoción, marketing y eliminación de barreras a la distribución es una de las más claras acciones del Estado moderno por razones culturales y económicas. Es una tarea difícil por sus resultados ambivalente. Un cine rentable requiere un planteamiento internacional de gran parte  de las producciones y el Estado debe  facilitar la promoción a nivel mundial.


7.- Es clave la política cinematográfica con Iberoamérica. España promovió en 1997 e impulsó el Programa IBERMEDIA, que obtuvo buenos resultados  aunque, en la actualidad, España ha perdido protagonismo. Es un buen programa de colaboración cultural, pero la falta de circulación de películas iberoamericanas en su propia área hace preciso acciones a nivel de distribución-exhibición y el fomento de plataformas en Internet.

 8. La correcta  comercialización que garantice la continuidad de la producción y de la creación requiere el respeto a los DERECHOS DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL, en la difusión y copia de sus obras y la adecuada compensación a creadores y productores por la copia de sus obras. Las medidas  de la Ley de Economía Sostenible son un camino, pero hasta ahora simbólico. Hay que poner  en marcha medidas más efectivas, impulsar el Acuerdo ACTA y apoyar a las plataformas españolas de descargas legales en Internet.


9.-  Impulsar la  política de conservación del patrimonio  artístico, cinematográfico y audiovisual. La inauguración del nuevo edificio de la Ciudad de la Imagen para la Filmoteca requiere resolver los problemas de personal y equipos- Y así mismo conceder a la Filmoteca Nacional un tratamiento similar a la Biblioteca Nacional o  el de los grandes Museos.



  10.- Se hace necesario impulsar una corriente renovadora en todos los niveles, ya que el  cine español languidece en un modelo anticuado, sin aprovechar el talento de muchos profesionales y sin estar preparado para el desarrollo del futuro inmediato y falto de modelos de formación adecuados 


     




………………
Grupo CyberCine
Marzo 2011